Intercambios Godínez y los regalos horribles

 

gift-giving-is-a-complex-social-dance_man-repeller

Diciembre, esa época de dar y recibir, de reconciliación y amor; de entrar en un estado de reflexión y buenas vibras. Pero también, de entrar a intercambios de regalos, muchos intercambios de regalos…

Todos hemos pasado por ese regalo horrible, mientras tu le regalaste al niño del salón el mejor juguete a ti te regalaron unos para nada hermosos guantes, tienes 7 años y el regalo obviamente no te entusiasma ni un poquito, pero eres optimista y le sigues dando oportunidad a los intercambios.

En la oficina, hay una regla no escrita, pero más sagrada que la sangre de Cristo, y es que todo Godín ha de participar en el intercambio de regalos del personal. Le pides a Dios que no te regale el wey más codo del grupo y comentas cada vez que puedes como te encantaría que “alguien” te regalara tu película favorita o ese reloj que viste en mercado libre.

Además están los presupuestos, quedan en que será algo de 200 pesos, y no falta el desubicado que pide cosas que ni de pedo cuestan esa cantidad y por cierto, ese sujeto es a quien le debes comprar su regalo, así que convencido de que es tu deber dar un buen regalo y suponiendo que tu amigo secreto hará lo mismo por ti (ajá) te gastas 400 pesos en el regalo.

Llega la hora de la entrega, ese momento de entre emoción y frustración cuando comienzan a repartirse los regalos, es tu turno de entregar, pum te luces, tu amigo secreto te abraza feliz por el regalo totalmente agradecido, es más todos de aplauden, te ganaste el cielo y bueno, sigue el momento de abrir tu regalo, la caja es más grande de lo que esperabas, no crees que sea la película o el reloj, pero bueno, debe ser algo bueno, rompes el papel impaciente y ¡sí! ¿si? Un… unos ganchos para la ropa.

El infeliz de tu amigo secreto te abraza feliz y te dice “ojalá te gusten” obvio te acuerdas de esos malditos guantes que te regalaron en segundo de primaria. Juras que jamás volverás a participar en un intercambio.

Spoiler: participarás en el próximo intercambio de la oficia y ahora te van a regalar un sartén sin teflón.

Así que como tips para un intercambio feliz, pongan cantidades realistas para la compra, háganlo solo sí están seguros que podrán comprar el regalo y manden una lista lo más específica posible con tres o cuatro opciones DENTRO DEL PRESUPUESTO para que todos, obtengan un regalo que querían y sea una feliz navidad.

 

Anuncios

Cuando tus amigos se empiezan a casar…

3-11-15hashtag-994x696

Sí, parece que fue ayer cuando le estabas pidiendo permiso a tu mamá para ir a los XV de tu amiga de la secundaria y ahora debes pensar en qué ponerte y qué rayos regalarle a esa misma amiga, pero ahora en su boda.

Oh sí, las bodas, ese hermoso momento en el que dos personas deciden unir su vida para siempre, pero también ese horrible recordatorio de que el tiempo no deja de pasar y ya no eres un niño, ahora eres un adulto (sí, un adulto no importa que sigas en tus 20s) que empieza a ver cómo sus amigos comienzan a dejar la soltería de manera “definitiva”, mientras tú solo puedes pensar en comprarte un nuevo videojuego o ver un maratón en Netflix.

Si es la primera boda de tu circulo de amigos, todos experimentarán el mismo sentimiento de no saber qué hacer; los que tienen pareja sentirán la incomodidad de la clásica pregunta “¿y ustedes para cuando” mientras que, si eres el soltero, te harás mil cuestionamientos existenciales sobre si algún día encontrarás el amor.

Eso sí, prepárate para que se convierta en una especie de epidemia y tengas un montón de invitaciones a las bodas de tus amistades en muy poco tiempo.

Despedida de solteros

En el caso de los hombres, esperan esa borrachera intensa, dónde tratan de convencer al feliz novio que “no lo haga compa” y siga en el feliz mundo de los solteros; mientras que las mujeres… bueno la verdad es que seguramente también será una borrachera intensa pero con la diferencia de que hablarán de los cientos de preparativos para la boda, para al final, hacer la enorme y comprometedora lista de las conquistas de la novia (jijiji).

La ropa

Las bodas son esas fiestas en las que obligatoriamente tienes que comprar algo, no importa si es un vestido, unos aretes o, en caso de los hombres, solo unos calcetines. Siempre, siempre hay algo que necesitas comprar para ese día, para ser honestos, los hombres no se la ven tan complicada ya que pueden usar el mismo traje toda la vida y no hay problema, pero esa maldita regla escrita en el manual de La Mujer, que impide usar el mismo vestido en dos bodas y te hace gastar en algo para lucir ese día.

El regalo

¿Qué demonios debes regalar en una boda? claro, todos pensamos que es lógico que debe ser algo para la nueva vida de la pareja, pero qué ¿una licuadora? ¿un cuadro? ¿un libro? ¡claro! piensas, nada más útil que una máquina para preparar capuchino, obvio les encantará… hasta que ves el precio y recuerdas que eres pobre, entonces terminas siendo una de las 5 personas que le regalan a la flamante pareja una plancha, en oferta, casi desechable.

La verdad mejor consulta con tus amigos que están por casarse qué puede ser un buen regalo para que tengas tiempo de ahorrar.

La boda

Es la boda de tu mejor amigo, así que seguramente irán muchos de tus conocidos: ¡no hay problema! convivencia y diversión segura. Te preparas para llegar en grupo… pero ups, todos llevarán a su pareja, no tienes idea de a quién vas a llevar, tal vez, puedas ir solo, al fin y al cabo, ¿para qué llevas piedras al río? si de todos modos ni te gusta bailar.

Finalmente termina siendo una noche fantástica que siempre recordarás y piensas en las ganas que tienes de revivir el momento, hasta que te invitan a otra boda y otra vez no sabes qué ponerte, no sabes qué regalar y te vuelves a preguntar si encontrarás al verdadero amor.